quarta-feira, 12 de dezembro de 2012

FILME OPERAÇÃO OUTONO – CRÍTICA CONTRA A CORRENTE


Considero que foi, pessoalmente, António Oliveira Salazar que deu ordem verbal ao chefe da PIDE Silva Pais, para assassinar o general da Força Aérea Humberto Delgado, candidato a presidente da República com a intenção de demitir Salazar. Era Salazar que mandava na PIDE e não a PIDE que mandava no Salazar.
O filme operação Outono defende de princípio ao fim a tese da PIDE, de que foi a própria PIDE que decidiu assassinar Humberto Delgado, sem o conhecimento de Salazar. Se assim fosse era a PIDE que mandava no Salazar e não o Salazar na PIDE.

8 comentários:

  1. Porqué fué Salazar? ¿En el tridente de la PIDE habría alguno de la CIA? ¿Podría haber sido algunos del grupo de Argél? ¿Podría ser miembros del OAS? ¿Quizás el KGB? ¿El MI? ¿Lo sabría el propio Casimiro Monteiro?
    Posiblemente si uno fuera a Richads Bay y le preguntásemos a la tumba de Casimiro Monteiro, quizás, diría algo.... pero no creo.

    Salazar fué tan culpable del asesinato de Humberto Delgado, como Humberto Delgado del asesinato de João do Nascimento Costa, el oficial del Santa María que, por cierto, su esposa había dado a luz ocho dias antes.

    ResponderEliminar
  2. O passado passou e não pode ser modificado. Mas, em Portugal Salazar mandava na PIDE, a PIDE obedecia ao Salazar. Parece-me ilógico imaginar a PIDE a mandar no Salazar.

    ResponderEliminar
  3. ESTO OCURRIÓ EN 1964 Y NO SOLO ESTABA LA P.I.D.E.

    Lehmann, fué encargado de raptar al general H.Delgado. El 30 de Octubre de 1964 tomó una plaza en el avión que llevaba a Humberto Delgado de Roma a París-Orly. Encontró particularmente desagradable a su secretaria brasileña Arajaryr Campos. Su grupo O.A.S., estaba en contacto con los servicios franceses, que sus acciones eran a menudo conocidas por los servicios secretos, sobre todo de los americanos. Tenía razones para decir que su atentado en Mont-Farón (contra De Gaulle) era conocido por el C.I.A. americano antes de ser perpetrado.
    Había visto que en el avión que le conducía con Delgado, no era el único agente. Había agentes del C.I.A., agentes secretos rusos y tres agentes del servicio secreto portugués. Debía raptar a Delgado y a su secretaria la señora Campos, con ayuda de los comparsas de París, pero el portugués que les había dado esta orden en Roma, dió súbitamente la contra-orden. Si este rapto se hubiera conseguido, Susini (agente O.A.S.) habría percibido dos millones y medio de nuevos francos. Pero como el rapto no se ha llevado a efecto, esta opoeración les ha proporcionado algunos cientos de miles de francos, de gastos a compensar..... etc.

    ResponderEliminar
  4. En pos de la verdad, con ansia impía
    corrí desatentado,
    pero, alcanzada al fin,¡cuánto daría
    por no haberla alcanzado!


    "Desengaño" (Federico Balart)

    ResponderEliminar
  5. 31 de Octubre de 1964

    Yo, General HUMBERTO DELGADO, Jefe de la Oposición Portuguesa, testifico a petición del interesado y por ser verdad:

    1º - Que el profesor Mario de Carvalho, representó y representa el Movimiento Nacional Independiente en Italia, desde hace años, habiendo obrado siempre sin motivo para cualquier censura y con notoria dedicación.

    2º - Que en 1960, el mismo señor, si bien en una situación difícil ante la autoridad italiana y cuando la misma negaba al abajo firmante la salida del aeropuerto de Fiumicino, fué él quien, después de agotados todos los recursos legales, tomó la iniciativa con la intervención de un médico, el transportarme a una clínica de Roma, en la cual durante unos dias y con toda tranquilidad traté de los asuntos referentes a los preparativos de la sublevación de Beja (1 de Enero de 1961) que de la misma manera intervino junto al Embajador en Roma de la República Yugoslava, para mi ingreso en el país, en lo que fué inmediatamente atendido, habiendo el mismo diplomático enviado a su secretario que me presentase sus saludos de cumplimiento a la salida.

    3º - Que fué el mismo Señor, el único portugués en saber de mi estancia clandestina en Roma, en Septiembre de 1964, acompañándome y asistiéndome sin que el secreto fuese revelado o que se hubiese efectuado cualquier inconveniente, sucediendo lo mismo por ocasión de mi segunda estancia, en las mismas condiciones, de permanencia de unos veinticinco dias y en continuo contacto.

    4º - Para que pueda hacer uso, público o privado, del presente testimonio, se le concede.

    General HUMBERTO DELGADO - Presidente - Ex-candidato a la Presidencia de la República Portuguesa.

    ResponderEliminar
  6. Me meto en la página de la Fundación H.Delgado y donde dice "lugar exacto (em Los Almerines) onde fui cometido o duplo homicídio...", ver página:
    http://www.humbertodelgado.pt/WebFHD2012/oo.jsp

    Y ese, no fué el lugar exacto del asesinato.

    ResponderEliminar
  7. Lo que dijo el nieto de Humberto Delgado en su libro ya se sabía, no descubrió nada.

    Los abogados de la familía de Humberto Delgado fueron los siguientes; En Portugal, Mario Soares, y en España, Mariano Robles Romero-Robledo y Jaime Cortezo Velazquez-Duro.

    Pues bien, una vez realizadas las pruebas forenses y realizadas las oportunas diligencias, se llegó a la conclusión de que a Humberto Delgado no lo mataron con tiro de bala sino con golpes provocados por un agente traumático que actuó desde fuera que le perforó el cráneo en su parte posterior derecha. Pudierase un pico, una llave inglesa... etc.

    Tanto Mariano Robles Romero Robledo como Jaime Cortezo Velázquez Duro, así como el hijo del finado D. Humberto Iva de Andrade da Silva Delgado, después de varias preguntas a los forenses, estuvieron de acuerdo con ellos y firmaron el acta (10-9-65).

    Posteriormente ya en el año 1974, después de la "Revoluçao dos Cravos", Mariano Robles Romero Robledo junto con Jose Antonio Novais, sacan a la luz un libro titulado "Asesinato de un Héroe" en que dicen que Humberto Delgado, fué muerto a tiros por las balas de la PIDE.
    Este libro está bastante idealizado.

    ResponderEliminar
  8. Mañana se cumplen 48 años de su muerte.

    ResponderEliminar